Set
23
¿Celos entre hermanos? Cómo tratar las primeras rivalidades


Miguel y Teo son dos hermanos de siete y cinco años. Hasta hace poco tiempo, se llevaban bastante bien y jugaban juntos, pero desde hace poco se pelean por todo. Compiten por los juguetes, por la comida o por quién pulsa primero el botón del ascensor. Ana, su madre, se esmera en explicarles que entre hermanos no tiene sentido competir, que hay que jugar y ayudarse, pero a la mínima vuelven a engancharse con sus discusiones, que casi siempre acaban mal.

Cuando hay más de un hermano, las situaciones conflictivas aparecen, y es normal que así sea. De hecho, y para que sirva de consuelo, las peleas entre hermanos son inevitables y necesarias, porque ellos tratan de delimitar su espacio e imponer autoridad, algo común en todas las especies, incluida la humana. A veces son peleas sin importancia, que acaban por sí solas, pero, en ocasiones, terminan en llantos y alguien lastimado.

La pregunta es ¿cuándo debemos intervenir los padres?, o bien ¿hay que intervenir en una disputa entre hermanos o es mejor dejarlos para que aprendan a resolver sus conflictos?

El objetivo es que aprendan a solucionar sus problemas sin la mediación de un adulto. Como padres, debemos intentar reducir la competitividad ente ellos y prepararlos para que sean buenos amigos, pero para eso también se necesita un aprendizaje. Para aprender del proceso resulta útil establecer unas pautas comunes.

Pautas para los padres:

Pautas para los niños:

También es muy útil saber cómo actuar en algunas ocasiones:

¿Cuál es el problema? Correcto Incorrecto
Se pelea con su hermano. Si al cabo de unos minutos continúan discutiendo, los separamos, cada uno en una habitación. Preguntar quién ha empezado y juzgar la situación
Se chiva de su hermano. Decirle que sólo queremos que nos avise cuando uno de los hermanos se haya hecho daño o necesite ayuda. Escuchar sus cotilleos, ya que se convertiría en una forma de llamar nuestra atención.
Actúa con rebeldía. Si un hijo está gruñón o nos desafía es una señal de que necesita más atención. Enfadarse, castigarlo continuamente o pasar menos tiempo con él o ella.
Actúa como un niño pequeño. Siente celos de su hermano pequeño. Hace falta valorarlo y hacerlo partícipe, para que se sienta bien siendo el mayor. Ridiculizar su manera de actuar y prestarle toda la atención solo para reñirle.

 

En cualquier ocasión hay que pensar y después actuar. Debemos enseñar a nuestros hijos a reflexionar y hacerles ver que hablando nos entendemos todos. Finalmente debemos hacerles entender que cualquier conflicto se resuelve pactando.

Fuentes y más información:

Vídeo “Los Celos”(edukaKids.com)

Pórtate bien, Mº Luisa Ferrerós (Planeta)

Organizadores
Fundació SHE Ajuntament de Cardona
Quieres seguir informado?
© 2014 Fundación SHE Todos los derechos reservados.
Arriba