Abr
15
¡Salimos de excursión! Tres consejos para disfrutar de un pícnic saludable


 

El tiempo de primavera invita a salir de excursión para hacer ejercicio, disfrutar de la naturaleza y compartir comidas al aire libre. Sin embargo, cuando revisamos las mochilas y las cestas de avituallamiento no encontramos demasiada variedad: bocadillos de embutido, conservas, tortilla de patata, pollo empanado, bolsas de aperitivos, galletas y refrescos con azúcar son los alimentos más comunes. Parece que el menú estándar de pícnic dista bastante de una comida saludable y equilibrada. ¿Cómo podemos mejorarlo?

Consejo n.º 1: escoge productos naturales y no procesados

Sabemos lo fácil que es tirar de conservas, bolsas de patatas, sándwiches preparados y comida precocinada. Sin embargo, dar un giro sano y sabroso a tus comidas de pícnic no te llevará mucho tiempo y tu salud lo agradecerá. Tienes la oportunidad de aprovechar la variedad de frutas y verduras de temporada que ofrece el verano y llenar la mochila con productos frescos: tomates, melocotones, cerezas, maíz, calabacines, hierbas frescas, etc.

Cortar la fruta más delicada a dados y guardarla en una tartera será mucho más fácil de comer y, si además la rocías con zumo de limón, evitarás que sus vitaminas se oxiden.

Dejar las ensaladas hechas en la nevera el día antes (siempre que no lleven lechuga) servirá para no tener tanto trabajo el día de la salida. Aderézalas en el último momento y estarán listas para llevar.

Consejo n.º 2: llévate aperitivos para “matar el gusanillo”

Es bueno hacer un alto en el camino para recuperar fuerzas, sobre todo si la excursión es con niños. La estrella de los tentempiés para estas ocasiones son los frutos secos (almendras, avellanas, nueces, anacardos, etc.) y también las frutas secas (dátiles, pasas, higos, orejones, etc.). Son fáciles de llevar y comer, y muy recomendables para reponer energía durante las caminatas. Escógelos naturales, sin aderezos.

Otra recomendación, si no hace mucho calor, es preparar unos dips de verduras crudas (pepinos, zanahorias, apio, puntas de espárragos, tomates cherry o rabanitos) cortadas en forma de palito, para mojar en salsa de yogur y especias o también en humus (pasta de garbanzos).

Y si eres de los que no pueden pasar sin abrir una bolsa para el tentempié, te recomendamos que pruebes las chips de verduras o las patatas al horno con bajo contenido en sal, igual de crujientes y mucho más cardiosaludables que las fritas.

Consejo n.º 3: acierta con un plato principal nutritivo y bajo en grasas

¿Otra vez lomo empanado? ¿Por qué no pruebas a hacer la carne asada, a la plancha o al vapor, y la utilizas para hacer un rollito como si fuera un sándwich? Puedes rellenarla con lo que más te apetezca: frutos secos, queso, jamón, huevo duro, verdura, etc. Comerás completo y no hacen falta cubiertos.

Sin embargo, si eres un incondicional del bocadillo, puedes probar a cambiar las típicas baguetes o el pan de molde blanco por pan de pita, más ligero, o por pan de molde integral o de cereales, más consistente y con el que podrás hacer pisos de rellenos vegetales, con carne, huevo duro, etc.

Para los más cocinitas, otra opción de plato principal un poco más elaborado es la quiche de verduras (de espinacas, con beicon y queso de cabra, por ejemplo) o atreverse con una deliciosa empanada de pisto y atún. Ambas se guardan fácilmente en una fiambrera y contienen verduras e hidratos de carbono, una combinación muy interesante cuando nos enfrentamos a un día de caminata.

¿Te has quedado con hambre y te apetece salir de excursión? En el próximo artículo seguiremos con más consejos, para que tus menús de pícnic sean variados y saludables. 

Imagen: Pinterest

Organizadores
Fundació SHE Ajuntament de Cardona
Quieres seguir informado?
© 2014 Fundación SHE Todos los derechos reservados.
Arriba