Set
12
Actividades extraescolares ¿les dejamos escoger?


Al comenzar la primaria los niños empiezan a expresar más claramente sus gustos y preferencias. Por eso, una de las decisiones más importantes que debemos tomar los padres es la elección de las actividades extraescolares más adecuadas para ellos. ¿Debemos permitirles que escojan?

A medida que nuestros hijos van creciendo, sus opiniones se hacen oír. Puede que no estén de acuerdo con nuestras decisiones acerca de sus estudios o actividades y quieran imponer su voluntad. Obviamente hay que tener en cuenta su opinión, pero hasta un cierto límite. Y es que algunas de las actividades extraescolares van dirigidas a aprender y no a divertirse. Ir al logopeda o aprender un nuevo idioma, por ejemplo, deberían ser innegociables.

Sin embargo, podemos ser un poco más flexibles con otras actividades, como, por ejemplo, tocar un instrumento, hacer dibujo o practicar un deporte (a no ser que haya una recomendación médica y sea imprescindible hacerlo). Por supuesto no vamos a dejar que lo decidan todo los niños, porque todavía no están preparados para hacerlo, pero tampoco debemos imponerles nuestras preferencias simplemente porque fueron o son aficiones nuestras.

La periodista Gloria Serra, madre de mellizas, recientemente hacía la siguiente reflexión en el blog Gestionado hijos: “Debemos ser conscientes de que no tenemos a un niño entre las manos, sino que tenemos a una persona. A veces los adultos somos un poco impositivos. Aunque la disciplina y la organización son muy importantes, perdemos de vista el hecho que un niño tiene  el mismo amor o desamor por los sabores que nosotros, que a veces hay un día que está cansado, como nos pasa a nosotros, o que hay cosas que sencillamente le gustan más”.

Claro, ahora ya no sirve despistar; ellos nos exigen una explicación razonable de cada cosa y se impone pactar. No todo tiene que ser impuesto bajo el punto de vista de los padres, pero sí que hay que tener claro cuáles son los puntos en los que no se va a ceder y en cuáles sí. 

Nuestro trabajo de observación es fundamental, puesto que la tendencia natural del niño es básica para que la actividad desarrollada dé buenos frutos. Si al niño le entusiasma lo que hace, tiene más puntos para dedicarle su tiempo con agrado y para hacerlo mejor. No podemos empeñarnos en que la niña toque el violín si a ella no le interesa lo más mínimo, a pesar de que tenga talento para ello. Y es que a menudo, son más importantes los gustos y las aficiones motivacionales que las habilidades del menor. Estos elementos harán que la actividad escogida se lleve a cabo con éxito.

Y lo mismo pasa con el extremo contrario, podemos encontrarnos con que nuestro hijo sea un apasionado del baloncesto (aunque sea el más bajito de la clase) y se empeñe en jugar, aunque todo el mundo le diga que no sirve para ello. El interés y la constancia pueden suplir las dificultades o la falta de actitudes físicas del niño, pudiendo llegar a ser muy bueno en una disciplina en la que, de entrada, no lo tenía nada fácil.

A partir de los 12 años se plantean situaciones más difíciles, porque entonces los chicos quieren las cosas por ellos solos y pueden llegar a sorprendernos con sus inclinaciones, y ya no es tan fácil disuadirlos. A estas edades empiezan las competiciones deportivas, los compromisos y las exigencias, y por lo tanto, será necesario dedicar más tiempo a actividades que hasta ahora eran sólo un juego o un entretenimiento.

Es muy habitual que dejen atrás algunas actividades extraescolares, ya sea porque aparecen nuevos intereses o bien para dedicar más tiempo a los estudios. Pero, por otro lado, están los que desean volcarse en un deporte o la música y ven en ello su futuro profesional.

Estas son decisiones más arriesgadas, ya que pueden llegar a cambiar completamente la vida de nuestros hijos. Sea cual sea el camino que elijan, nuestra actitud como padres debe basarse en la confianza total en sus posibilidades y, una vez tomada la senda que desean seguir, seguiremos dándoles nuestro apoyo en todo momento.

Fuentes y más información:

Maria Lluisa Ferrerós (www.metodoferreros.com)

Imagen: Pinterest

 

Organizadores
Fundació SHE Ajuntament de Cardona
Quieres seguir informado?
© 2014 Fundación SHE Todos los derechos reservados.
Arriba