Jun
13
Ideas para comer saludablemente cuando las temperaturas aumentan


Con la llegada del buen tiempo y el aumento de las temperaturas los hábitos de alimentación también cambian; ya no apetecen los guisos, potajes o caldos calientes y buscamos comer y beber más fresco y liviano. El cuerpo agradece platos sencillos que aporten el agua y los minerales que perdemos a través del sudor, más abundante en los días calurosos. 

Aunque pueda parecer lo contrario, en verano precisamos las mismas calorías que durante el resto del año*. Si bien es cierto que durante los meses fríos parece que necesitamos comer más cantidad y con más calorías, es una sensación subjetiva que varía de unos a otros. Siempre, claro está, que la actividad física no haya aumentado. Lo que sí debemos tener garantizado durante los días calurosos es una buena hidratación y un menú equilibrado que permita disfrutar a toda la familia.

Propuestas para una dieta veraniega equilibrada

Primero hay que identificar los hábitos menos saludables que en verano se repiten una y otra vez (exceso de refrescos, alcohol, salsas…) y proponernos encontrar nuevas propuestas alimentarias, diferentes a las habituales, pero no menos sanas y apetecibles. Aquí tienes algunas ideas para poner en práctica:

De primero, ensaladas y cremas frías, las reinas del verano: con pepinos, lechugas, pimientos, endibias, toda clase de tomates o espinacas crudas. Ensaladillas y ensaladas frías de patata o de legumbres, que valdrán como plato único. Puedes hacer mil variaciones y cambiar su forma de presentación. ¡Échale imaginación!

Te proponemos… una crema fría de apio con melocotón y albahaca o… una ensalada de lentejas pardinas con chalota, tomate, pimiento verde y rojo, zumo de limón, menta y aceite. 

De segundo, barbacoas vegetariana o de pescado, ricas y saludables: Todos los colores de las verduras y las hortalizas a al parrilla. Escalibadas, pinchos con hierbas y condimentos. Y también valen con pescado: deliciosas sardinas de temporada, bonito o atún a la parrilla, langostinos, gambas, sepia o calamar.

Te proponemos... brochetas de langostinos, calabacín y piña espolvoreados con curri o… carpaccio de atún rojo con vinagre suave, aceite, pimienta y eneldo. 

De postres, helados de fruta supernaturales: Puedes preparar helados, batidos y sorbetes en casa, con frutas maduras y de temporada (cerezas, albaricoques, fresas, melocotones…) con crema baja en grasa y poco azúcar. Son una propuesta sana y natural para tomar como postre o para merendar.

Te proponemos... batido de cerezas y plátano con leche de avena o… sorbete de sandía con cava.

Entre horas, té frío y limonada casera: Calman la sed y resultan tan refrescantes que merece la pena tenerlos siempre a mano. Existe una gran variedad de tés para escoger: negros, blancos rojos, verdes con frutas, flores y especias. Los serviremos bien fríos o con hielo picado.

Te proponemos... té verde Sencha con hielo, vainilla y papaya o…. té negro Darjeeling con hielo lima y menta fresca. 

*Las calorías que el organismo humano utiliza para mantener la temperatura corporal se determinan dentro del cálculo del “metabolismo basal” que es el consumo de energía de una persona despierta en reposo y a 20ºC.

Imagen: Pinterest

Organizadores
Fundació SHE Ajuntament de Cardona
Quieres seguir informado?
© 2014 Fundación SHE Todos los derechos reservados.
Arriba