Ago
4
¡Por fin vacaciones! Aprovecha el verano para mejorar tus hábitos y los de tu familia


Seguimos con las recomendaciones para que el verano tenga un efecto positivo en tu salud y la de los tuyos. Podemos hacer vacaciones, sin más, o aprovechar el tiempo de verano para mejorar. No se trata de ponernos deberes ni de seguir reglas estrictas, ni mucho menos, sino de aprovechar este reset de la rutina diaria para cambiar algunos aspectos en lo que concierne a la salud y bienestar que a veces tenemos un poco olvidados…

1) Aprovecha el buen tiempo para ponerte en forma al aire libre

Sácale provecho a las mañanas y las tardes frescas de verano para ejercitarte o practicar un deporte al aire libre, e intenta ser regular. El ejercicio no tiene por qué ser una tarea obligada, sino un momento para gozar especialmente del verano. Sal a caminar, pasea en bicicleta o practica jogging cerca de la playa, prueba si eres hábil con la raqueta o busca una piscina para ir a nadar. En verano hay muchas oportunidades para ponerse en forma y puedes divertirte haciéndolo, ya sea solo o en compañía de tu familia; yendo de excursión o simplemente jugando en el parque. Prueba a lanzar el frisbee con tus hijos, jugar a fútbol, a vóley o con las palas de playa. Todas las forma de ejercicio son válidas para que la familia se divierta y se mantenga en forma durante el verano.

2) Cultiva el buen humor, evita conflictos y aprovecha para afianzar la confianza con tus hijos

A pesar de ser uno de los períodos del año más anhelados las vacaciones pueden transformarse en un espacio de discusiones y conflictos de pareja y entre padres e hijos. El sólo hecho de modificar rutinas y roles puede originar molestias o desacuerdos. Será imprescindible ser flexibles frente a los cambios de planes y horarios, sabiendo que lo que se organiza no será necesariamente lo que se termine haciendo y tomárselo siempre con buen humor. Al fin y al cabo, ¡estamos de vacaciones!

3) Recuerda que todos necesitamos nuestro espacio. Es necesario respetar la intimidad del otro y viceversa para permitir el desarrollo de actividades individuales. Cada uno tiene hobbies e intereses particulares y no tienen porqué ser compartidos por el resto de la familia. Y por último, también es bueno recordar que las vacaciones son un buen momento para retomar los lazos de comunicación entre padres e hijos a veces ignorados durante el año a causa del cansancio, el estrés y la rutina. Un mal ambiente en verano puede acarrear graves consecuencias, en cambio un buen ambiente favorece la educación de nuestros hijos. Según los expertos en psicología, es el momento ideal para reafirmar los vínculos afectivos con la familia y establecer relaciones de confianza.

El verano también es un buen momento para leer y aprender. Por eso hemos querido recomendarte algunos libros para que toda la familia disfrute del placer de la lectura, mientras adquiere buenos hábitos, toma nota:

Para papá y mamá “Corazón y mente” y “La cocina de la salud

Para los más peques “Monstruos supersanos

Para los no tan peques “La pequeña ciencia de la salud

Todos publicados por la editorial Planeta, y con la autoría y los buenos consejos del Dr. Valentín Fuster

¡Feliz verano y feliz lectura!

Organizadores
Fundació SHE Ajuntament de Cardona
Quieres seguir informado?
© 2014 Fundación SHE Todos los derechos reservados.
Arriba