Set
6
Utilizar el transporte público mejora tu salud cardiovascular


Si nos estás leyendo mientras viajas en el metro, tren o autobús (o bien estás esperando a que lleguen) te damos la enhorabuena, porque en este preciso instante estás practicando un hábito de vida saludable. Los científicos afirman que trasladarse cada día en trasporte público podría tener incluso más ventajas para la salud que hacerlo en bicicleta.

Durante la última reunión científica organizada por la Asociación Americana del Corazón, los investigadores del Centro Moriguchi de Salud de Osaka (Japón) mostraron que las personas que utilizan el transporte público para ir a trabajar presentan bajos niveles de diabetes, sobrepeso e hipertensión y, por lo tanto, menos riesgo cardiovascular.

Concretamente, los resultados mostraron que quienes utilizan el transporte público, en comparación con quienes van en coche:

  1. reducen en un 44 % el riesgo de obesidad;
  2. presentan un 27 % menos de probabilidades de sufrir hipertensión, y
  3. tienen hasta un 34 % menos de riesgo de diabetes.

El estudio, realizado con casi 6.000 hombres y mujeres de mediana edad, reveló que estos parámetros de salud eran incluso más bajos que entre quienes se desplazaban en bicicleta. No obstante, el aspecto que no pudieron determinar los científicos fue si el transporte público mejoraba de algún modo la salud de los participantes, o si los usuarios del transporte público ya tenían una mejor salud de base que los conductores o los ciclistas. Lo que sí vieron es que los usuarios del transporte público recorrían distancias nada desdeñables a buen paso, hecho que se traduce en una actividad aeróbica ligera.

Otra limitación fue que el estudio se realizó en Japón, donde hay menos sobrepeso que en occidente. Para contrastarlo, recurrimos a otro estudio similar, publicado en el British Medical Journal. Los estudios británicos nos indican que los beneficios para la salud son similares para todas las personas que habitualmente se desplazan de forma activa, independientemente de si lo hacen caminando, en bicicleta o en autobús.

Ya sea en transporte público, a pie o en bicicleta, lo que sí queda claro es que debemos considerar muy en serio las formas activas y no contaminantes de nuestros desplazamientos diarios y, siempre que nos sea posible, debemos dejar los vehículos motorizados en el garaje.

Esta simple rutina, llevada a la práctica diaria puede ayudarnos a cumplir con los 30 minutos diarios de actividad física moderada que recomiendan la mayoría de guías médicas para mejorar nuestra salud, incluida la Asociación Americana del Corazón.

Fuentes y más información:

American Heart Association

Imagen: Pinterest

 

Organizadores
Fundació SHE Ajuntament de Cardona
Quieres seguir informado?
© 2014 Fundación SHE Todos los derechos reservados.
Arriba